Estrategias del cuidado: la comunicación compasiva


English Translation

La fiesta de cumpleaños de la abuela
“Esa no es mi comida.” La abuela de 99 años de Alexandra Castillo Weisgerber, quien tiene demencia, se estaba divirtiendo en su fiesta de cumpleaños, hasta que se sirvió la cena. Alexandra proviene de una extensa familia Cubano Americana. Con frecuencia se reúnen con comida y música para celebrar ocasiones especiales. Recientemente, la familia de Alexandra se reunió para celebrar el 99 cumpleaños de su abuela.

Alexandra con su abuela

Su nieto cariñosamente sentó a la abuela en la mesa. La abuela miró el plato frente a ella y dijo: “esa no es mi comida.” Su nieto intentó repetidamente convencerla de que su familia había preparado el plato de comida especialmente para ella. La abuela y el nieto estaban seguros de que tenían razón. A pesar de sus buenas intenciones, su nieto no pudo convencerla de que comiera la comida, lo que provocó que ambos se sintieran frustrados. Muchos cuidadores han pasado por situaciones similares y no están seguros de cómo responder.

Después de ver la interacción, intervino Alexandra, una Administradora de Servicios a la Familia con experiencia en nuestra oficina del área de Sacramento. Ella explica: “Recogí el plato. Dije, ‘Voy a buscar tu comida. No creo que ésta sea tu comida.’ Salí de la habitación, conté hasta cinco y le traje el mismo plato. Sonreí, lo dejé y le dije ‘Aquí está tu comida’. La abuela me dió las gracias y comió la comida”.

Asuntos de comunicación no verbal
A medida que avanza la enfermedad de Alzheimer y otras demencias, disminuyen las capacidades de comunicación verbal del individuo. Las personas que viven con demencia aún responden a la comunicación no verbal. De hecho, a medida que la enfermedad avanza, el tono, el lenguaje corporal y las expresiones de los demás se convertirán en la forma de comunicación en la que nuestros seres queridos pueden confiar más. Si se siente frustrado, cansado o ansioso, su ser querido puede percibir esas emociones, pero tiene dificultades para interpretarlas. Nuestras emociones pueden afectar a sus emociones. Intente comenzar su interacción con una respiración profunda, una sonrisa y un pensamiento positivo (por ejemplo, “Tengo esto” o “Estaré presente”).

Consejos de comunicación de Alexandra
Alexandra compartió algunos otros consejos que han sido útiles para ella y para las familias con quienes trabaja:

  • No discuta ni confronte a la persona. Si bien no podemos controlar la enfermedad, podemos tratar de controlar nuestra respuesta.
  • Únase a su realidad. Lo que están pasando es real para ellos debido al daño en su cerebro por la enfermedad.
  • A veces ayuda “comenzar de nuevo”. Salga un momento o vaya a una habitación diferente. Cierre los ojos y respire profundamente.
  • Puede ser útil echarse la culpa, incluso si no es su culpa. ¿Es más útil tener la razón o ser compasivo?
  • Busque la emoción detrás de lo que se está comunicando. Preste atención a la emoción. Si su ser querido sigue diciendo que “quiere irse a casa” puede sentirse en peligro o inseguro. Intente tranquilizar a la persona y redirigir la conversación o la actividad.
  • Sea consciente de cómo dice las cosas. Imagine lo que se siente tener un cerebro que no funciona correctamente. Puede ser confuso, frustrante y aterrador. Entonces escucha una de estas afirmaciones: “¿No recuerdas mi nombre?” “No puedes conducir más.” “Acabas de preguntarme eso hace cinco minutos.” ¿Cómo se sentiría? Concéntrese en lo que su ser querido todavía puede hacer, no en lo que ya no puede hacer.
  • No excluya a la persona con demencia de la conversación. Intente reducir otras distracciones en el entorno (por ejemplo, ruido de la televisión, otras conversaciones). Mantenga el contacto visual. Dele tiempo extra para responder. Tómese el tiempo para escuchar.
  • Use el tacto, la vista, los sonidos, los olores y el gusto como formas de comunicación. Sonría, tome a la persona de la mano, toque su música favorita. No se trata solo de palabras.

Alexandra y sus hijos

Sea amable consigo mismo – nadie es perfecto
Ningún cuidador es perfecto. Todos cometemos errores. En un momento de agotamiento o frustración, puede decir algo de una manera que más tarde lamentará. No piense en eso. Sepa que está haciendo lo mejor que puede. Alexandra y el resto del personal de la línea de ayuda están disponibles en el 800.272.3900, las 24 horas del día, los 7 días de la semana, incluso en días festivos. Pueden proporcionar consejos, compartir recursos de la comunidad o simplemente escuchar.

 

Información útil relacionada con esta publicación de Blog

El Alzheimer y el Cerebro
Comunicación
Eventos

 

 

1 Response

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *